RESOLÍ CUENCA CASAS COLGADAS

14,50

Hay existencias

Licor típico de la ciudad de Cuenca. Bebida con un sabor suave y muy característico que se sirve muy fría o con hielo después de las comidas con el postre o café.

Marca: Resolí Ortega.

Formato: Botella cerámica de las Casas Colgadas de Cuenca, 50 cl.

Graduación: 16º

Hay existencias

SKU: 620 Categoría:

Descripción

Auténtico resoli de Cuenca con alcoholes de origen agrícola con un ligero y delicioso aroma a café y anís.

Elaborado con la receta del Abuelo Tomás, trata de mantener el carácter artesano de este licor. Por medio de una elaboración artesanal y controlada se logran los auténticos matices en el paladar y el olfato con los que disfrutar en cada degustación.

También disponible Resoli de Cuenca en versión más económica con botella no decorada:

 

 


 

 

Desde la tienda online Los Molinos no solo te ofrecemos los mejores productos manchegos (quesos manchegos, jamones, embutidos, vinos, conservas…) sino que también nos interesamos por que sepas cuál es la tradición de nuestros productos y qué son exactamente algunos de los alimentos y bebidas que ponemos a tu disposición. Por ello, en este artículo te hablamos del resoli, un licor típico de la ciudad de Cuenca. ¿Desconocías su existencia? ¡Entonces te interesará seguir leyendo!

¿Qué es el resoli de Cuenca y dónde se consume?

Se trata de un licor típico de la ciudad castellana de Cuenca, tiene una graduación de entre 16 y 18 grados y normalmente se suelen utilizar como ingredientes los siguientes: café, aguardiente o anís seco, corteza de limón y de naranja, canela en rama, clavo, agua y azúcar. Sin embargo, tanto las cantidades como los ingredientes pueden variar, dependiendo de la marca comercial que compres o de la receta casera que sigas. Lo más importante, sin duda, es el aguardiente de la sierra conquense, que procede de viñedos de la zona y se elabora con el hollejo de uvas.

Esta bebida, también conocida como «arresoli», «resolí» o «rosoli», se consume, asimismo, en algunas partes de Andalucía, especialmente en las provincias de Córdoba y Jaén. Aunque actualmente es un licor que se vincula sobre todo a Cuenca, también se toma en zonas de Galicia, donde se le llama «resolio», y en Cataluña, donde se conoce como «rosolis».

Se trata no solo de un licor popular en Cuenca, sino también de una tradición en sí misma, pues es un producto tan importante para la ciudad como la Semana Santa o las casas colgantes. Es decir, es una bebida muy característica de la zona y muy propia, y así lo sienten los conquenses.

¿Dónde se originó?

Textos de la época han demostrado que el origen del brebaje se sitúa en el Renacimiento, cuando la nobleza de España entró en contacto con las tradiciones del Ducado de Nápoles. En el año 1809, durante la Guerra de Independencia, fue José I Bonaparte, que en aquel entonces era el rey de España, quien liberó su fabricación, circulación y venta, extendiéndose así por el país.

Sus características principales

Este licor típico de Cuenca tiene un sabor suave y único, muy característico. Se puede beber para combatir el frío del invierno, por lo que es costumbre tomarlo en la época navideña. Sin embargo, lo más común es consumir resoli en Semana Santa. Asimismo, se puede tomar solo (a modo de chupito) o en un vaso con hielo, y casi siempre después de una comida, normalmente cuando esta es copiosa y se realiza una reunión con familiares o amigos. En muchas ocasiones también se saca durante el postre, por lo que puede consumirse como acompañamiento de algunos dulces típicos, como el alajú, elaborado a base de almendras y pan rallado y tostado.

 

comprar resoli cuenca

Resoli de Cuenca: curiosidades

Destaca como curiosidad el hecho de que, aunque la palabra se escribe correctamente sin tilde («resoli»), es muy común que los turistas la pronuncien como si fuera una palabra acentuada en la «i», es decir: «resolí». Este hecho tiene una historia curiosa detrás, pues dicha confusión no se produce por azar.

Una de las marcas comerciales de resoli más famosas de Cuenca, para diferenciarse de la competencia, no solo empezó a comercializar el licor en botellas con forma de casas colgantes, sino que alargó el punto situado sobre la «i», haciendo que pareciese una tilde. De esta forma, los turistas que compraban el licor leían en la caja su nombre con acento. Con el paso de los años y tras volverse popular esta opción, la RAE aceptó «resolí» como sinónimo válido.

Hoy en día este licor no solo lo sirven los bares más tradicionales a modo de finalización de una comida, sino que se ofrece en innumerables bares y restaurantes conquenses, como cortesía de la casa después del postre y servido en porrones pequeños de cristal.

Además, son muchos los fabricantes locales que lo venden en botellas con la peculiar forma de las casas colgantes de la ciudad.

Aunque esta opción es la más común, también puedes encontrar botellas con forma de nazarenos. También de otras figuras típicas de la ciudad. Así, no solo te llevas a casa el sabor inconfundible del resoli, sino también un bonito recuerdo embotellado que puede servirte como decoración.

En definitiva, esperamos que este artículo te haya resultado interesante. Ahora que ya sabes a fondo qué es el resolí, te animes a probarlo y decidir por ti mismo si te gusta. Recuerda, por último, que en la tienda Los Molinos tienes disponible para su adquisición online el Resolí Cuenca Casas Colgadas. Presentado en un formato muy tradicional y atractivo. Se trata de una botella de cerámica de 50 cl de las Casas Colgadas de Cuenca. ¡No dejes pasar esta oportunidad y disfruta del excelente sabor de este brebaje! ¡Te esperamos!

 

En el programa Ancha es Castilla La Mancha, de CMM, dedicaron un reportaje a la elaboración del Resoli de Cuenca:

Ir a Arriba