Fotografía a cargo de Mayte en la Cocina

 

Los gazpachos manchegos (se denominan así, en plural) son uno de los platos representativos de la gastronomía española. Muy diferentes al gazpacho andaluz, pero igual de ricos, a diferencia del sureño que nos ayuda a combatir el calor, estos son ideales cuando bajan las temperaturas. Descubrimos el origen de los gazpachos manchegos, una receta y algunas variantes y otros datos de interés.

Todo sobre los gazpachos manchegos

Hay muchas clases de gazpachos. Además de los más conocidos como el andaluz o el manchego, puedes encontrar una amplia variedad en todo el territorio español. Entre los andaluces puedes encontrar el salmorejo cordobés, la pipirrana, la porra antequerana o la alboronía, entre otros. En cuanto a los valencianos, el negro o el gazpacho con conejo. Y entre los castellanos, el morañego, el moracho de Mora (Toledo) y los gazpachos galianos. Y esto por nombrar tan solo unos cuantos, porque hay otros muchos a lo largo de toda la península.

Los gazpachos manchegos o galianos (en plural) son un plato típico de La Mancha y la Serranía de Cuenca que consisten en un guiso de carne, puede ser perdiz, conejo o pollo, junto con ajo, pimiento, cebolla y especias. Se sirven con torta cenceña manchega troceada, un pan ácimo sin levadura que absorbe el caldo y que se utiliza a modo de cuchara. También se pueden comer sobre la torta y con cuchara. Su origen es pastoril y ya en el Quijote se pueden encontrar referencias acerca de él.

Receta fácil de gazpachos manchegos

Aunque la receta tradicional es con carne, verduras y especias, no hay una única receta, sino que presenta variantes. En algunos sitios se le añaden setas o caracoles y en la Comunidad Valenciana o en Murcia se elaboran con pescado y marisco. También se pueden variar tanto las carnes como las especias. Y para todos los que tengan la posibilidad de elaborarlo en horno de leña, mejor que mejor.

Los gazpachos manchegos son muy fáciles de realizar. Te lo contamos paso por paso.

Ingredientes de los Gazpachos Manchegos:

  • 500 gramos de carne de pollo en trozos
  • 500 gramos de carne de conejo en trozos
  • 1 tomate
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/4 de setas (opcional)
  • Pimienta negra al gusto
  • Tomillo y romero al gusto
  • Unos clavos de olor
  • Nuez moscada al gusto
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Tortas cenceñas El Pastor de la Mancha

 

Modo de elaboración de los Gazpachos Manchegos:

  1. Salpimenta la carne y dórala en una cacerola con aceite de oliva virgen extra hasta que esté bien sofrita.
  2. Mientras tanto, pica la cebolla, los ajos y el pimiento, puedes hacerlo con un robot para un resultado más fino, y ralla el tomate.
  3. Añade las verduras a la carne. Cuece a fuego lento hasta que estén pochadas.
  4. Incorpora el tomate rallado y las especias.
  5. Agrega dos litros de caldo.
  6. Déjalo cocer unos 30 minutos aproximadamente o, en cualquier caso, hasta que la carne esté tierna.
  7. Pon la torta troceada y deja que cueza unos minutos. Puedes encontrarla en la web de la Tienda Los Molinos. Te recomendamos que dejes reposar el gazpacho unos minutos.

Ideas para comer la torta cenceña

Puedes emplear la torta cenceña en otros platos. Por ejemplo, para hacer una pizza al estilo manchego de lo más original, como pan para acompañar la comida y los embutidos, para elaborar canapés originales para acompañar el hummus, o para hacer burritos o tacos mexicanos, por ejemplo.

Si quieres un plato rico y sencillo de elaborar para combatir el frío en invierno, apuesta por los gazpachos manchegos.