CHORIZOS DE ORZA LA JARA

Portada » Tienda » Embutidos » CHORIZOS DE ORZA LA JARA

CHORIZOS DE ORZA LA JARA

14,00

Hay existencias

Chorizos de carne de cerdo, fritos y conservados en aceite de oliva.

Marca: La Jara.

Origen: Villanueva de la Jara (Cuenca).

Formato: Cubo, peso neto 1 Kg.

SIN GLUTEN.

Hay existencias

SKU: 643 Categoría:

Descripción

Chorizos de orza elaborados siguiendo la receta tradicional manchega.

El chorizo de siempre, el del pueblo. 


 

La tradicional receta para tener siempre listos unos estupendos chorizos de Orza.

Tan sencillo como sacar y calentar.

La Jara es una marca tradicional manchega que desde 1987 se ha encargado de fabricar y comercializar un montón de productos derivados del cerdo. Con origen en la localidad de Villanueva de la Jara a día de hoy ya se han expandido a nivel nacional e internacional.

Villanueva de la Jara es una localidad ubicada en la provincia de Cuenca, perteneciente a la comarca de La Manchuela. Un pueblo manchego con más de 2.000 habitantes conocido también por la comercialización de productos como el champiñón.

Todo lo realizan con los medios más modernos y en las mejores condiciones, pero manteniendo estrictamente las recetas tradicionales. Un buen hacer manchego que se pone de manifiesto en productos como estos estupendos chorizos de orza.

El departamento de calidad de La Jara trabaja diariamente para mantener las más estrictas medidas de higiene y seguridad, controlando todo el proceso desde la fabricación hasta los puntos de venta como Tienda Los Molinos, tienda de productos manchegos tradicionales.

 


 

Algunas ideas y recetas con chorizos de orza manchegos

El uso tradicional de los chorizos de orza es el de más fácil preparación, se sacan de su recipiente, u orza, se calientan y se consumen acompañando a unos huevos y patatas al montón, por ejemplo. Los que buscan algo todavía más rápido los consumen directamente o en bocadillo.

También, dentro de la comida tradicional manchega, es habitual su uso como ingrediente de las migas manchegas, como parte del hornazo manchego (que es salado), y otros guisos y pucheros.

Algunas ideas más innovadoras nos llevan a verlos por ejemplo formando parte de hamburguesas o en platos como los chorizos introducidos en aceite de ajo.